Ciudad Bolívar

José Laurencio Silva/ La silueta de la Virgen de Guadalupe, patrona de México, apareció el pasado martes incrustada en una roca del cerro El Chivo, en el fondo de una casa de la calle Santa Ana del barrio de igual nombre, detrás de la sede principal de la Ugma en Ciudad Bolívar, atrayendo hasta ayer casi dos mil personas, incluyendo los sacerdotes Antonio Valladares, deán de la catedral metropolitana de la capital guayanesa; Asdrúbal Torres y Lino Martìnez, respectivamente, presbíteros de Marhuanta y de la iglesia católica en la avenida Perimetral.

Cuando orinaba

descubrió la Virgen

El hallazgo lo hizo Orlando Suárez, de 26 años de edad, estudiante universitario, casado y servidor público, a las 6:00 de la mañana de dicho día, cuando orinaba frente a una pequeña roca negra, a tres metros, aproximadamente, de la enorme piedra donde está grabada la silueta religiosa.

En la noche no pudo dormir. Despertó por el frio del ventilador y de la madrugada. Se levantó a las 5 y 40 de la mañana. Desde la puerta contempló el Orinoco y la luz del sol lo encandiló cuando salió de la casa a orinar.

El joven, alto, delgado, negro, con corte moderno, escéptico religioso, al reponerse de la fuerte impresión, regresó rápido a su casa, de fachada verde, al pie del cerro El Chivo, al sur de la enorme piedra de la que está separada por diez metros, para contarle el descubrimiento a su embarazada esposa Darcha, quien al momento no le creyó. Después ella le dio crédito a la versión cuando asombrada contempló de cerca, junto al marido, la silueta de la Virgen.

Maestra soñó

con la Virgen

El acontecimiento religioso tiene otro protagonista que soñó con la aparición de la misma Virgen en la madrugada del 5 de enero.

Se trata de María Elena Pacheco, de 36 años, blanca, de ojos vivaces, serena, docente en ejercicio, madre de una niña de tres años con quien vive junto con su abuela, su mamá y una hermana cerca de la Capilla de la Cruz del cerro El Chivo, sector donde ella nació y ha vivido toda su vida.

Soñó cuando volvió acostarse a dormir, después de atender a su pequeña hija, cuya enfermedad la obligó a levantarse a las 3:00 de la madrugada. Eran las seis de la mañana cuando se despertó sobresaltada, llorando. Cargó su hija y salió de su cuarto.

 “La vi claramente, sin ninguna duda. La Virgen estaba llorando cuando me acerqué a su rostro. Sin temor tome sus lágrimas. Me persigne y le dije: Gracias virgencita, tú vas a sanar mi hija. Volví a persignarme y llamé a seis niños para su sanación divina por la Virgen”, afirmó María Elena Pacheco, al dar sus impresiones del sueño.

El sueño se lo contó dominando la emoción a María Gutiérrez, fervorosa católica, que estaba rezando el rosario; Violeta Gutiérrez y Gabriela Ramírez, quienes, respectivamente, son su abuela, madre y hermana y estaban en la cocina para preparar el desayuno.

Hallazgo y sueño

de protagonistas

Orlando Suárez se llevó otra enorme sorpresa cuando al subir a dicha capilla, que está deteriorada por falta de conservación y mantenimiento supo a través de Violeta Gutiérrez del sueño de la maestra.

Ambas se asombraron a la vez al referirle el primero de los nombrados su hallazgo mariano. Entonces las Gutiérrez bajaron con Suárez para contemplar llenas de fervor, con el convencimiento de estar en presencia de una revelación divina, la silueta mariana que, por la figura, es similar a la de la Virgen Guadalupe, Patrona de México.

La noticia se regó como pólvora. Todos los vecinos para contemplar la imagen entraron y salieron por el pasillo cementado de la casa de Orlando Suárez, que se llenó de gente de la comunidad que junto con Rolando Manzano, tío del joven, limpiaron, de forma voluntaria, el entorno de la silueta, colocaron imágenes de otras vírgenes, además floreros y un bombillo para la iluminación nocturna de los rezos y misas.

Suárez aseguró que otro tío suyo salió muy bien de una operación quirúrgica, luego que él lo visitó en el Ruiz y Páez para narrarle el acontecimiento.

Hasta la mañana de ayer casi dos mil devotos han visitado el sitio de aparición de la Virgen, de acuerdo con el registro que lleva la familia Suárez en un cuaderno.

Santuario Virgen de

la Piedra del Orinoco

Por recomendación de la Legión de María de la iglesia Santa Ana, las familias Suárez y Gutiérrez, junto con los vecinos, llamaron al presbítero Antonio Valladares, deán de la Catedral Metropolitana de Ciudad Bolívar, para que observara la aparición de la silueta de la Virgen Guadalupe y dar su opinión respecto al caso.

El sacerdote les dijo que se trataba de un tema delicado, por lo que no podía admitir ni tampoco rechazar de plano de que se estaba en presencia de una aparición mariana que, aparentemente, por la forma de la silueta tenía alguna semejanza con la de la Virgen Guadalupe.

Orlando Suárez y María Elena Pacheco afirmaron que hay un consenso entre la comunidad para convertir el sitio de la aparición en un santuario de paz y oración denominado Virgen de la Piedra del Orinoco y de las vírgenes marianas Guadalupe, La Milagrosa y la Chiquinquirá, popularmente llamada La Chinita por los zulianos.

Espacio Disponible

EDICION DIGITAL

 

 

 

ESTASS28 

Siguenos...

Diario El Expreso
RT @Raulyusef1: Nuevo apagón nacional. Será otro saboteo o más el caos que impera en todos los entes gubernamentales. Exijo no se irrespete…
Diario El Expreso
RT @VoluntadPopular: Ante el asesinato del Capitán de Corbeta Rafael Acosta Arévalo, es fundamental actuar para deponer a la dictadura. Rat…
Sigue Diario El Expreso en Twitter